Compartir en

receta
receta

Te ayudamos a saber más sobre las judías blancas

Para llevar una dieta rica en fibra es necesario incluir una buena cantidad de alimentos de origen vegetal como frutas, verduras y hortalizas, legumbres (como las judías blancas), frutos secos o cereales integrales. Esto te ayudará a controlar mejor los niveles de azúcar en sangre y reducir los niveles de colesterol elevado, gracias a los esteroles vegetales que contienen.

En este sentido, las legumbres tienen una gran importancia, así que es primordial introducir las legumbres en tu dieta 2 o 3 veces por semana. Una ración normal de legumbres oscila entre 60g-70g de legumbres secas, lo que se traduce en un peso de entre 200g-250g una vez cocidas.

Las legumbres constituyen un pilar básico en nuestra alimentación, son los alimentos de origen vegetal que aportan mayor cantidad de proteína. De hecho, este alimento es básico para conseguir un equilibrio entre proteínas animales y proteínas vegetales en nuestra dieta.

PROPIEDADES DE LAS LEGUMBRES

A la hora de escoger qué legumbre comer, existe un gran abanico de posibilidades: garbanzos, lentejas, soja, guisantes, habas y, también, alubias o judías secas. Las hay de diferentes tipos: negras, blancas, rojas (son los frijoles mejicanos), mungo (de ellas se obtienen los brotes de soja germinada que se venden en el mercado)… Las judías blancas, de forma similar a todas las legumbres, aportan muchos nutrientes: hidratos de carbono complejos, fibra, proteína vegetal, vitaminas y minerales diversos.
Por sus grandes propiedades nutricionales, su versatilidad en la cocina y su agradable sabor sería interesante volver a consumir más cantidad de legumbres.