Compartir en

receta
receta

Descúbrelo todo sobre la zanahora

La zanahoria es una raíz que contiene vitaminas y minerales. Su origen no está del todo claro, aunque se cree que proviene de Afganistán.

PROPIEDADES DE LA ZANAHORIA

La zanahoria que consumimos habitualmente es la Daucus carota sativa y es característico su color naranja que le proveen sus propios betacarotenos. Esta es una gran diferencia respecto de las primeras zanahorias que se conocieron, que tenían un color más morado.

Las zanahorias aportan una dosis de potasio, ya que contienen 320mg (1) de éste por cada 100g de zanahorias. El potasio contribuye al funcionamiento normal del sistema nervioso, al funcionamiento normal de los músculos y al mantenimiento de la tensión arterial normal, lo que ayuda a la salud del corazón. Además, contienen minerales como el calcio, fósforo, sodio, hierro, magnesio, cinc, manganeso y vitaminas B1, B2 y C. Pero, por lo que son más conocidas las zanahorias, es por su contenido en betacarotenos, que son los que le aportan su característico color. Cuando se metabolizan en el organismo, los betacarotenos se convierten en vitamina A.

CÓMO CONSUMIR ZANAHORIA

Las zanahorias deben consumirse lo más frescas posibles para garantizarnos su cantidad de vitaminas. Hay que tener en cuenta que, si las sometemos a cocción, pueden perder alguna de estas vitaminas, como es el caso de la vitamina C, pero en cambio los betacarotenos no se destruyen, sino lo contrario: pueden facilitar su absorción por parte del organismo.
Podemos utilizar las zanahorias en casi cualquier elaboración culinaria, como acompañante, tanto cruda como cocida: en forma de crudités en forma de palitos para mojar en salsas, para hacer cremas, en menestras… y también para elaboraciones dulces o repostería, como por ejemplo la tarta de zanahoria.