Compartir en

receta
receta

Todos cometemos excesos por Navidad

¿Sabías que, en enero, después de las fiestas, el colesterol puede aumentar hasta un 10%?

Parece inevitable que durante las Navidades cometamos algún que otro exceso. Comidas copiosas, marisco, jamón, dulces… y alguna copita (o dos) de más. Por eso, es precisamente en estas fechas cuando es más importante, si cabe, hacer un esfuerzo extra y seguir ciertos hábitos saludables para evitar tener el colesterol alto.

El inicio de año es un momento ideal para hacer cambios en nuestra vida. Es el comienzo de una etapa, 12 meses por delante para hacer aquello con lo que siempre hemos soñado. Viajar más, dejar de fumar o ir más al gimnasio son algunos de los clásicos. Pero, ¿qué ocurre si lo que queremos cambiar lo vemos como una meta inalcanzable? Como por ejemplo bajar el colesterol alto.

Cómo bajar fácilmente mi colesterol después de Navidad

El colesterol alto no es algo que podamos dejar de lado y es que, según la FEC, << está demostrado que las personas con niveles de colesterol en sangre superiores a 240 mg/dl tienen el doble de riesgo de sufrir enfermedades del corazón que aquellas con cifras inferiores a 200». A pesar de estos datos, también hay motivos para ser optimista puesto que en el 80% de los casos se pueden evitar enfermedades cardiovasculares adquiriendo hábitos de vida saludables.

Después de navidades es fundamental hacer un esfuerzo extra para regular nuestros niveles de colesterol. Con tal objetivo, es recomendable hacer ejercicio físico, seguir alimentación equilibrada y consumir alimentos ricos en esteroles vegetales como Danacol.

  • Reduce o elimina el consumo de bebidas alcohólicas y tabaco.
  • Introduce Danacol en tu dieta diaria.

Estas fiestas, no bajes la guardia

Muchas personas no le dan al colesterol alto la importancia que deberían, mientras que muchas otras, ni siquiera saben que lo tienen. Conviene realizarse analíticas de manera periódica y especialmente después de navidad, momento en el que el colesterol puede haber aumentado hasta un 10%.

Así pues, con el colesterol alto ¡poca broma!, especialmente en periodos vacacionales dónde somos más propensos a saltarnos el gimnasio y las dietas. La falta de ejercicio, junto con el aumento en la ingesta de alimentos grasos, azúcares o alcohol es el cóctel perfecto para disparar los niveles de colesterol hasta en un 10% adicional.

 

Compartir en

receta
receta

Todo lo que debes saber del aguacate y los ácidos grasos monoinsaturados

Delicioso y alto en ácidos grasos monoinsaturados, el aguacate es una fruta que ayuda a reducir el colesterol.

A pesar de tener un alto contenido graso, el aguacate contiene ácidos grasos monoinsaturados que ayudan a reducir el colesterol malo o LDL. Las fibras dietéticas que contiene esta fruta pueden ayudar a controlar la glucemia, mejorar el tránsito intestinal y regular el colesterol.

Como ya hemos dicho, el aguacate está especialmente compuesto por ácido oleico, un tipo de ácido graso monoinsaturado que es beneficioso para la circulación sanguínea y para la prevención de enfermedades cardiovasculares. Contiene también un alto contenido en vitaminas, potasio y ácido fólico.

Además, el aguacate tiene un sabor delicioso, y a pesar de ser un alimento alto en calorías, es muy saciante. Por este motivo, nos puede ayudar a controlar la ingesta de alimentos menos saludables a lo largo del día.

Compartir en

receta
receta

Tipos de café y su relación con el colesterol

Amantes del café, mejor filtrado y sin abusar.

El café puede subir los niveles de colesterol si se consume en exceso y si es sin filtrar.

Las variedades de café sin filtrar contienen cafestol, una molécula que puede aumentar el colesterol LDL. El café turco, las cafeteras de expreso tradicionales o las de prensas francesas son algunos ejemplos de variedades sin filtrar.

Si bien la variedad del café influye, si no abusas de su consumo, tus niveles de colesterol no deberían verse afectados. Se considera una cantidad abusiva ingerir más de 6 tazas de café al día.

En definitiva, si eres amante del café, no abuses de esta bebida y opta por las variedades filtradas.

 

Compartir en

receta
receta

¿Hay mucho colesterol en la carne?

Depende del tipo de carne y del corte.

La respuesta a esta pregunta es muy sencilla: depende del tipo de carne y del corte.

Hay que tener en cuenta que un consumo equilibrado de carne no supone una alteración en los niveles de colesterol, por lo que puede formar parte de nuestra dieta.

Todos los alimentos de origen animal contienen grasas saturadas y colesterol en menor o mayor cantidad. Pero hay diferencias entre carnes y cortes. Debemos tener en mente dos palabras clave: priorizar y reducir.

Debemos priorizar aquellas carnes menos grasas, como la del pollo, el pavo o el conejo.  A la hora de escoger el corte, siempre es preferible comer cortes magros.

Por otro lado, es importante reducir el consumo de los preparados cárnicos, como los embutidos y las hamburguesas y también las carnes rojas.

Compartir en

receta
receta

¿Conoces las propiedades de las nueces?

Su ingrediente secreto: el Omega 3

Las nueces son frutos secos con muchas propiedades y un alimento imprescindible en la dieta cardiosaludable. Son uno de los alimentos vegetales que contiene más ácidos grasos Omega 3.

El Omega 3 es una grasa insaturada de calidad que ayuda al organismo. Tiene propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y cardioprotectoras.

Además, las nueces contienen otros nutrientes como proteínas, vitaminas, minerales y antioxidantes.

Por eso y por su delicioso sabor, las nueces son un alimento imprescindible en cualquier dieta. Aunque debemos tener en cuenta que, al ser un fruto seco, son calóricas por lo que debemos consumirlas con moderación.

Compartir en

receta
receta

La leche y el colesterol

Las versiones desnatadas, más recomendables en personas con el colesterol elevado.

La leche es uno de los alimentos más nutritivos que existen pero también es rica en grasas saturadas. Y aunque estas grasas son necesarias para nuestro organismo, debemos medir la cantidad que tomamos, especialmente las personas con niveles altos de colesterol.

No debemos renunciar a la leche, pero es recomendable que las personas con colesterol alto moderen el consumo de mantequilla, quesos muy curados o cremosos, nata, leche entera y postres lácteos, y que preferiblemente consuman a diario las versiones desnatadas de los lácteos: leche, yogur y queso fresco.

Compartir en

receta
receta

La relación entre el jamón y la salud cardiovascular

El jamón de bellota puede ayudarte a reducir el colesterol

El jamón es uno de los platos estrella de nuestro país, por lo que renunciar a él es muy difícil. Si la ingesta es moderada y está dentro de una dieta adecuada como la mediterránea, comer jamón no debería ser un problema para nuestro organismo.

A la hora de escoger la variedad, el jamón de bellota es el más recomendado por los nutricionistas y, en cantidades moderadas, puede ayudarte a reducir el colesterol “malo” LDL. Como los cerdos con los que se elabora este jamón se alimentan de bellota, más de la mitad de sus grasas son insaturadas, predominando el ácido oleico que ayuda a regular los niveles de colesterol. Además, la carne de cerdo ibérico también aporta cierta cantidad de ácidos poliinsaturados, considerados grasas saludables.

Por eso, consumir jamón de bellota puede ser un auténtico placer siempre y cuando se consuma con moderación y esté dentro de una dieta equilibrada y vaya acompañado de ejercicio físico regular.

 

Compartir en

receta
receta

Grasas saturadas: ¿qué son?

Los expertos recomiendan frutas y verduras para mantener una dieta equilibrada que ayude a bajar el colesterol alto. La lechuga en concreto es un vegetal muy refrescante y ligero.

TIPOS DE LECHUGAS

La lechuga es un alimento del que existen un gran número de variedades. Entre ellas, las más conocidas son:

  • La lechuga romana, que tiene una forma alargada, hojas lisas y verdes.
  • La lechuga iceberg, redonda, apretada y de textura crujiente.
  • Lechuga de hoja de roble: variedad con hojas lobuladas similares a las del roble, con colores entre verde y granate.
  • La lechuga Maravilla, con hojas rizadas y abiertas.
  • Los cogollos de Tudela, de tamaño pequeño y uniforme entre ellos y muy buena conservación.

PROPIEDADES DE LA LECHUGA

El consumo de la lechuga se conoce desde el antiguo Egipto, según se sabe por restos hallados en algunas tumbas. Los persas ya cultivaban lechugas en el siglo IV a.C, y fueron los griegos y romanos los que extendieron su cultivo por el mediterráneo.

 

Un 95% de la composición de las lechugas es agua. Aportan pocas calorías a nuestra dieta diaria y contienen potasio, calcio, fósforo, magnesio y hierro. Como vitaminas, destacar su aporte en vitaminas del grupo B y ácido fólico. Además, también aportan vitaminas C, E y K. De media la lechuga contiene 2,1 g de fibra por cada 100 g de alimento.

 

La lechuga sirve de base para la preparación de muchísimos tipos de ensaladas, para plato único o de acompañante saludable para otros platos, por ejemplo, de carne o pescado. En este caso debemos dejar volar nuestra imaginación, ya que acepta casi cualquier alimento y así podemos crear unas buenas, rápidas y divertidas ensaladas para los días de calor.

Compartir en

receta
receta

¿Qué tipo de queso es mejor para el colesterol?

Ricota, queso fresco, queso de cabra y quesos veganos

El consumo excesivo de queso puede ser perjudicial si nuestros niveles de colesterol son elevados. Pero, consumido en la cantidad adecuada, es un alimento que puede formar parte de nuestra dieta.

A la hora de elegir el mejor queso para nuestros niveles de colesterol, es importante escoger aquellos que tengan un nivel bajo de grasas saturadas. Las grasas saturadas dependerán de distintos factores, entre ellos el proceso de maduración del queso.

La ricota, el queso fresco, el queso de cabra y los quesos veganos son los que contienen menor cantidad de colesterol.

Aun así, es importante que el consumo de queso esté dentro de una vida saludable: una dieta equilibrada y ejercicio físico regular.

Compartir en

receta
receta

El puerro, elemento perfecto en la dieta cardiosaludable

El puerro, como el ajo y la cebolla, pertenece a la familia de las Liliáceas. La parte comestible del puerro corresponde al bulbo, que tiene un característico aroma picante.

Es rico en aceites esenciales sulfurados, que son compuestos orgánicos que contienen azufre y que actúan como antioxidantes.

PROPIEDADES DEL PUERRO

El puerro aporta principalmente agua, por eso tiene un escaso aporte calórico. A la vez, es rico en vitaminas, que se concentran, eso sí, sobre todo en la parte más verde. Presenta una cantidad interesante de fibra, es bien sabido que la fibra, arrastra el exceso de grasa consumida a través de la comida y facilita su expulsión. Estas características nutricionales lo hacen recomendable a nivel cardiovascular.

 

También aporta calcio y hierro, aunque estos dos minerales no se asimilan tan bien como con los obtenidos de los alimentos de origen animal. Por el contrario, sí que es una buena fuente de folatos (ácido fólico o vitamina B9).