10 Claves para conseguir tus objetivos en Running

TAGS: tips cardiosaludablesejercicio colesterol

Practicar algún deporte es imprescindible para mantener nuestro cuerpo en perfectas condiciones y controlar nuestros niveles de colesterol, pero no siempre tenemos el tiempo suficiente para ello. El running es una muy buena opción, ya que puedes practicarlo en cualquier lugar y momento. ¿Te has planteado practicar el running? Es un deporte de atletismo ideal para mantener el colesterol en los niveles adecuados. Te servirá para coger buenos hábitos debido al compromiso y la constancia que requiere.

Aquí tienes 10 claves para cumplir tus objetivos con el running:

Practicar algún deporte es imprescindible para mantener nuestro cuerpo en perfectas condiciones y controlar nuestros niveles de colesterol, pero no siempre tenemos el tiempo suficiente para ello. El running es una muy buena opción, ya que puedes practicarlo en cualquier lugar y momento. ¿Te has planteado practicar el running? Es un deporte de atletismo ideal para mantener el colesterol en los niveles adecuados. Te servirá para coger buenos hábitos debido al compromiso y la constancia que requiere.

Aquí tienes 10 claves para cumplir tus objetivos con el running:

PLANIFICACIÓN

Antes de empezar a practicar cualquier deporte es imprescindible tener una ropa y calzado adecuados. Esta es una de las claves para mejorar tu rendimiento.

Te será de gran ayuda saber la ruta que seguirás para tener una buena organización. Establece unos objetivos antes de empezar las sesiones: Fíjate unos objetivos que sean específicos y fáciles de conseguir, relacionados con el nivel en el que te encuentras. No seas excesivamente riguroso contigo mismo, piensa que poco a poco iras superándote. Una de las características más importantes es la constancia a la hora de hacer running, estableciéndote los días y el tiempo que destinarás a ello.

CONOCE TU CUERPO

Para evitar que tu cuerpo llegue al extremo del estrés físico debes aprender a conocer tus límites. Si estás empezando tienes que iniciarte con baja intensidad y cada dos o tres días ir aumentándola. No olvides el calentamiento. Con 10 minutos es suficiente y es una parte imprescindible para que tu musculatura esté en buenas condiciones para iniciar el ejercicio, evitando así cualquier lesión.

COMPROMISO Y CONSTANCIA

Para que el ejercicio sea efectivo hazlo de una forma constante. No se trata de practicarlo una o dos veces al mes y con una alta intensidad, sino hacerlo de forma diaria o varias veces a la semana, aunque sea poco tiempo. Lo idea es que no pasen muchos días entre los entrenamientos.

PASO A PASO (NO ADELANTAR METAS)

Marcarse objetivos intermedios supone una ayuda inestimable para llegar a objetivos más ambiciosos. Plantéate ir mejorando poco a poco. Alcanzar los objetivos más pequeños también te motivará para seguir trabajando.

MANTÉN UNA ALIMENTACIÓN ADECUADA

La alimentación será clave para mejorar tu rendimiento. Una buena alimentación, como la dieta mediterránea, te ayudará a obtener unos resultados óptimos.

HIDRATACIÓN

Siempre es importante hidratarte y beber agua. Si por lo general esta es una práctica recomendada, toma todavía más importancia los días que practicas deporte. Al hacer deporte la eliminación de agua se incrementa notablemente por el sudor. Por eso la hidratación tendría que ser tu prioridad principal, dando pequeños sorbos de agua cada diez minutos.

Si lo prefieres también puedes alternar la ingesta de agua con el consumo de bebidas isotónicas o caldos vegetales.

EJERCICIOS

Practicar ejercicios de abdominales o de tobillos ayudan a fortalecer tus músculos y articulaciones. De esta forma conseguirás un mejor rendimiento.

PARA FINALIZAR

Recuerda siempre estirar al terminar la actividad física. Los vegetales y las frutas tienen propiedades antioxidantes que permiten recuperarse del cansancio más fácilmente y mantener unas condiciones muy favorables. También puedes probar un buen zumo de zanahoria, mango y un chorrito de limón.

Hidrátate progresivamente en las 2 horas siguientes.